sábado, 14 de octubre de 2017

uno de Adrienne Rich

©  Alyson Belcher











Nadie está destinado ni condenado a amar a nadie. 
Los accidentes ocurren, no somos heroínas, 
ocurren en nuestras vidas, como los choques,
los libros que nos cambian, los barrios 
adonde nos mudamos y que llegamos a amar. 
Tristán e Isolda es solamente una historia, 
las mujeres al menos deberían distinguir
entre el amor y la muerte. Sin copa de veneno,
sin penitencia. La vaga sospecha de que el grabador 
tuvo que haber captado algo de nosotras: que no solo 
sonaba, sino que debió habernos escuchado
para instruir a las que vendrán:
esto fuimos, así es como intentamos amar,
y estas son las fuerzas que alinearon contra nosotras,
y estas son las fuerzas que alineamos dentro de nosotras
dentro y en nuestra contra, contra nosotras y dentro de nosotras.









(traducción de Sandra Toro, en su blog)






















*












martes, 19 de septiembre de 2017

suelto, perdido y sin nombre

A Torinói ló (2011) by Béla Tarr & Ágnes Hranitzky








el pan, hablamos del pan
del alimento
hablamos del reparto
del signo del reparto
del sudor, del texto
de un texto
que habla del pan
del pan de la pena
de la pena de unos ojos 
apagados en pan 
al centro de una mesa
endurecido
unas espaldas
doblándose
al pan del sueño y al sueño mismo
del corazón de los niños
del pan del corazón
de los niños
San Juan debajo del brazo
el brazo hincado en la harina
en los costales hincados
entre las manos, San Juan 
-y no le dan
el pan del texto
no hay
no más que migas
cierto silencio
la cena
último pan del perdón
los dientes del traidor
entre nosotros, aquellos
el pan de cada día
los muertos
los centenares de muertos
la cifra cero del pan 
del padre-nuestro-pan
del hijo
la carne del reparto
el pan del signo
del reparto

..................rodillas

..............................barro















*









domingo, 27 de agosto de 2017

Otro poema de Louise E. Glück

©  Mercedes Xavier









Todos los santos


Aún ahora este paisaje se está ensamblando.
Las colinas se oscurecen. Los bueyes
duermen en su yugo azul,
Los campos han sido
rebañados, los fardos
atados en proporción y apilados entre potentillas
al costado del camino mientras que la luna dentada se eleva:

Éste es el vacío
de la cosecha o pestilencia.
Y la esposa asomándose por la ventana
con su mano extendida, como en pago,
y las semillas
perceptibles, oro, llamando
Ven aquí,
Ven aquí, pequeño.

Y el alma se desliza desde el árbol.





(traducción de Marina Kohon)












*










lunes, 21 de agosto de 2017

fragmento de "La obscena señora D" de Hilda Hilst

© Roger Ballen





Y después vi los ojos de los hombres, furia y pompa, y mil preguntas muertas y palomas rodeando un hueco y vi un túnel extenso forrado de plumas, alas y ojos, caminé dentro de los ojos de los hombres, un mugido de miedos garras sangrientas aferrando oro, geografías de la nada, frías, álgidas, vórtice de personas, los belfos secos, las costillas a la vista, y rodeando el vórtice hombres engalanados de frac y galera, de sus pechos duros salían palabras Mentira, Engaño, Muerte, Hipocresía, vi al Puerco-Niño estremecerse de gozo viendo el Todo, sus manitas blandas reverberaban en el gris oleoso, extendía los dedos menudos hacia lo alto, ¿buscando a quién? Su hermano gemelo, estático, los ojos ciegos en dirección al propio pecho, la cabeza colgando, el cuerpo perlado, excrecencia y nácar.
Señora D, vengo en representación del pueblo, la confesión, la comunión ¿no la quiere? Mi nombre es
¿de dónde viene el Mal, señor?
misterium iniquitatis, Señora D, hace milenios que luchamos con la respuesta, buenos y malos coexisten, el cuerpo del Mal está separado de lo divino.
¿quién creó el cuerpo del Mal?
Señora D, el Mal no fue creado, se hizo, arde como hierro candente, y cuando quiere se enfría, es hielo, nieve, tiene muchas máscaras, por lo pronto, ¿no le gustaría deshacerse de las suyas y devolverles la paz a sus vecinos?
¿y cómo es el cuerpo del Mal?
de oscuridad y oro
sólo tengo cosas opacas, peces marrones, frutas secas, bolsas, herrumbre, estiércol y mi propio barro: la carne.
¿por qué cierra siempre las ventanas?
¿y por qué debo abrirlas?
y por qué las abre de golpe y asusta a la gente y grita?
el cuerpo es quien grita esos vacíos tristes
¿por qué no alimenta el cuerpo con afecto, aceptando la simpatía de los otros?
porque el cuerpo está muerto
¿y el alma?
el alma es huésped de la Tierra, te busca y te mira a los ojos ahora, y te ve lleno de preguntas
soy un hombre como cualquier otro, Señora D
entonces vía, fuera, seguí tu ruta hombre como cualquier otro




















*










lunes, 10 de julio de 2017

"Nosotros... no somos nada. Ustedes lo son todo para nosotros."

Faraway, so close (1993) by Win Wenders









Un poema de Peter Handke/ El cielo sobre Berlín de Wim Wenders (1987)

Cuando el niño era niño andaba con los brazos colgando,
quería que el arroyo fuera un río,
que el río fuera un torrente y que este charco fuera el mar.
Cuando el niño era niño no sabía que era niño,
para él todo estaba animado
y todas las almas eran una.

Cuando el niño era niño no tenía opinión sobre nada,
no tenía ninguna costumbre,
se sentaba en cuclillas,
tenía un remolino en el cabello,
y no ponía caras cuando lo fotografiaban.

Cuando el niño era niño era el tiempo de preguntas como:
¿Por qué yo soy yo y por qué no tú?
¿Por qué estoy aquí y por qué no allí?
¿Cuando empezó el tiempo y dónde termina el espacio?
¿Acaso la vida bajo el sol no es sólo un sueño?
Lo que veo y oigo y huelo,
¿no es sólo la apariencia de un mundo ante el mundo?
¿Existe de verdad el mal y gente que realmente son malos?
¿Cómo puede ser que yo, el que soy,
no fuera antes de devenir,
y que un día yo, el que yo soy,
no sea más ese que soy?

Cuando el niño era niño le costaba tragar las espinacas,
los chícharos, el arroz con leche y la coliflor al vapor,
y ahora come todo, no sólo por necesidad.
Cuando el niño era niño alguna vez despertó en una cama extraña,
y ahora lo hace seguido.
Muchas personas le parecían bellas,
y ahora, sólo en ocasiones, con suerte.
Imaginaba claramente el paraíso,
y ahora, como mucho, lo adivina.
No podía pensar en  la nada,
y hoy se estremece ante ella.
Cuando el niño era niño jugaba entusiasmado,
y ahora se concentra como antes
sólo si se trata de su trabajo.

Cuando el niño era niño las manzanas y el pan
le bastaban de alimento,  y todavía es así.
Cuando el niño era niño las moras le caían en la mano,
como sólo caen las moras,  y asi es todavía;
las nueces frescas le ponían áspera la lengua,
y así es todavía;
encima de cada montaña tenía el anhelo de una montaña más alta,
y en cada ciudad el anhelo de una ciudad aun más grande…
y siempre es así todavía.
En la copa del árbol tiraba de las cerezas
con igual deleite lo hace hoy todavía;
se asustaba de los extraños como todavía se asusta;
esperaba las primeras nieves y todavía las espera.
Cuando el niño era niño
lanzó un palo como una lanza contra el árbol,
y hoy vibra así todavía.






*





"a time to keep silence"

frame Faraway, so close (1993) by Win Wenders




*








martes, 27 de junio de 2017

dixit "Cuestión de Piel" -Basado en una performance de Ma Laura Pintos, Lucía Delbene y Marcos Ibarra.

Frame de The Pillow Book  by  Peter Greenaway








-la piel es el mayor órgano del cuerpo humano o animal.
la Epidermis- la Dermis- la Hipodermis.

( diafragma I:
se dilapida por un montón de escombros insólitos a lenta sudoración de cal por la mañana se cambia por trajes percudidos enjambres con abejas de campos petrificados sobre un telón de cielo -la piel del cielo y del agua- los derrelictos folículos pilosos erización sumaria de los heridos del río del mundo que arriba sin esclusa sin zona de exclusión de brisa contra el cuerpo el campanario la vibración de lejos la iglesia a media cuadra los ruidos de la calle en el Otro bajo la piel de Dios un piélago el sudario sumario entre los muertos plegado contra enormes montículos terrosos )




-la piel demasiado expuesta al sol es propensa al melanoma.

( diafragma II: 
ni afuera ni adentro una membrana de una lonja de sonido un bailarín en el espacio una imprecación en el rumiante nocturno mancha lunar un escenificado derrame de todos los heridos del río del mundo que de ascender engancha se da vapor con un olor sobre una rosa nuclear la radiación del cubaje del armamento militar la incontinencia a estirarse en los guiños de la muerte sobre la luz del durazno particular bajo una luz definida )




-la piel es esencial para la supervivencia de una persona, ya que forma una barrera que impide que sustancias y microorganismos nocivos penetren en el cuerpo.

( diafragma III:
y fue que las palabras dijeran de algunos animales como rinoceronte o culebra los monstruos medievales los ojos de Acteón mientras le cambia el pelaje tan pronto a la caza lo deja mudo en la muda la piel de la piedra de donde vuelve a ver el mar de piel infinita golpeándose contra los cuerpos por  su lado de cristal de adamantium de valle de silicio de puerta abierta a toda empuñadura tallada por el arte kintsugi o apuesta a la vasija por el prontuario de abismos de puentes colapsados que encallan inauguran bajo una grafía de marcas y señales que las palabras dirán de piel bajo un fundido negro un lienzo troceado al viento color rojo amarillo la oscuridad no es más profunda que la piel ni más hiperrealista que una caja negra un momento de silencio de pasmo de quemadura de brasa de cigarro de alegre festín de tópicos enteros que hablan para sí en golpes de succión de túneles de socavones abandonados rediles lugar abierto de innúmeras regiones en su extensión defensiva de un flanco uno siempre  desconocido de asalto siempre que cada vez la zona de combate con toda soledad sin fondo sin forma de explicarse si no es el cuerpo el que las palabras dan emblemas y blasones a talladura-tatuaje-látigo-metralla-tortura-sábanas azules-verdes-un parque de la infancia un órgano en cansancio )




-cuando se expone la piel a una temperatura fría, los vasos sanguíneos de la dermis se contraen, lo cual hace que la sangre, que es caliente, no entre a la piel, por lo que ésta adquiere la temperatura del medio frío al que está expuesta. El calor se conserva debido a que los vasos sanguíneos no continúan enviando calor hacia el cuerpo.

( diafragma IV:
hablemos del intercambio el canje la entrega la servidumbre al bicho de la piel que ha sustraído su símbolo a cambio de una combustión por suerte misteriosa por el bicho de la palabra que muere justo en cuerpo de dos pesadas partes de lo leve se desvela de luz se sobrecoge de la abisal sustracción en una acción disolvente de camaleón o neblina en campo                        verde                                                cruces                           blancas
blancas
negras
blancas negras 
negras
hay
piel
materia oscura
a partes iguales
a partes momentáneas
a insólitos silencios = figura x  fondo)




-el poro es un diminuto orificio en la epidermis de la piel, de los que cada persona tiene aproximadamente dos millones, que cumple varias funciones, si bien la más importante es eliminar la transpiración.

( diafragma V:
un ojo agranda dibujos arabescos la zona residual de las masacres el éxtasis la tarea del cuerpo la zona de la purga del vertedero habitual de aquello que cada cual dirá en su conjunto de enseres de brillos de veladuras quemadas no es una descripción total sino un quejido intransferible de una última muralla cubierta de troneras desconocidas ventiletes ventanas vigilantes legiones genéticas manías en escapar de sí por lo que excreta al ritmo igual que esponja un tañido de una consistencia donde se pegotea un instante lo que se dice del cuerpo en lo que el cuerpo despide hasta el sol en la evaporación o con lluvia y frío mucho frío esa composición particular e irrepetible cambia de escala de sitio de demonio de summa registral de cada bala fúlmine incluso la de metal la bala cosa la horadación en la tierra junto a cada cama o jergón es un trávelin un ojo sobre su menudencia de vacíos estrías territoriales marcas de paso  sobre rivera barrosa sequía de hojas quebradas viento contra los autos en un cantero central de una avenida bajo los árboles dentro de un sueño dice alguien dice como un ojo enorme en el cielo del tamaño de un poro )




-cerca de seis libras (unos 2.7 kilos) de piel cubren 18 pies cuadrados (unos 1.67 metros cuadrados) en un adulto promedio.

( diafragma VI:
peso cuya extensión suficiente castiga dulce de ir iluminada elegancia tegumento de estirpes de inútil pesquisa el origen hacia la piel del bicho más que la piel hablada de lo hablado en piel humana de Judas de Asno de antílope y felino primer y último cuero desgarrará cuero así le dicen cuero a la piel del animal cuando zapatos carteras portafolios objetos partes de anatomía extraviada de algún desollado sea humano animal humano por perfume guerra matadero metros cuadrados de piel  agujas bajo las uñas centro de quemados de estéril ingenuidad contar tamaños enormes cantidades de superficie terrestre marina sostenida por estructura de colmenares huecos latidos vasillos capilares un río de sangre visto desde el tiempo un temblor del observador puesto en abismo mientras enrolla y desenrolla la proporción de hechos el vértigo recorrido por la piel en una sola contemplación de  primerísimo plano )



-la piel se  renueva constantemente cambiando sus células muertas. Este proceso de regeneración se realiza naturalmente aunque puede acelerarse por medio de cuidados apropiados.

( diafragma VII:

de las heridas en heridas cortes de signo en signo desde unas copas que se han roto debajo de las pérgolas al comienzo de todos los veranos hasta otra piel más suelta de sus presagios caducos y seres que habitaron el mundo ya en trajes viejos y ajados tiernos antepasados viajeros de una constelación particular envueltos en otra clase de piel que empuja por momentos al viento en el rostro un olor a mandarina semen a almendra a uva en marzo de parras enteras como otro cielo de zarcillos la casa es otra casa y es casa de los papeles blancos donde se estampa  por cada marca un tributo pacto cierta forma de ritual de lo instalado para un todo futuro en quizás nunca quizás alguna vez será otra vez cierto clinamen fatal como tras una ventanilla desde una parada cuando parte un pasajero de la tierra donde ha besado suelo cae una gota de sudor de su animal se empieza a percibir otro pelaje otra saga de la muerte de un paisaje que atardece siempre -de signo en signo- atardece parte en un ocaso hay una bella danza rodeada de sombras alargándose de voces separándose en direcciones contrarias como jirones de gasa elevándose al celeste casi impalpables partículas a lo lejos un ómnibus remonta ruta en el ojo aniquilado por una luz de furia en el haz de una claqueta donde cayó la noche sin pellejo la carne queda expuesta a la intemperie de un hambre que sólo bajo cierta melodía devuelve otra abundancia ) 



(in-progress)









*




















miércoles, 24 de mayo de 2017

Quién llama, Soy (las habitantes IV)

Le Sacre Du Printemps, Pina Bausch














Dice, manda decir, La Dama, salgo y entro de la región de muerte caigo de la noche me precipito a tierra sobre Las Habitantes que duermen o deambulan o salen de potrancas en vuelo bajo tormenta bajo penumbra fuman con lánguidas pestañas hacia arriba lentísimas ascienden polvo de estrellas de allá donde provengo el rayo que fornico como un signo sagrado destructor cuando los animales se esconden de la violencia del contraste entre la tierra debajo y cielos quebrados en los cristales rotos, Quién llama, Soy, todas las formas del agua la fuerza del agua la rueda completa de la furia a la piel quieta de una laguna charco la levedad de las nubes la invisibilidad del aire en algunos sitios claros bordes limpios como un destello sobre el puñal en la tierra que traza una vez más el Círculo, Quién llama, Soy, gobierno en la altura del corazón del ángel, Dice, manda decir, La Dama, Quién llama, Soy, principio que concentra un cúmulo de nervios músculos extremidades pulsares igual que una semilla a punto de aflojar el tallo para las hojas flor fruto la tierra paciente sementera en la mañana eriaza o en los descansos de la rotación anual del mito del tiempo de lo salvaje a lo quieto o toda la distancia que recorre la luz el trueno el temblor como el que te sobresalta desde tormentas de infancia, Dice, manda Decir, La Dama, Quién llama, Soy, los pies la planta de los pies de todas Las Habitantes de la cabeza al tronco al sexo al mundo de la vigilia absorta en el cuajo nocturno en altos techos de cada ciudad perdida en un mapa tatuado y vibrátil en desaparición












*