lunes, 10 de julio de 2017

"Nosotros... no somos nada. Ustedes lo son todo para nosotros."

Faraway, so close (1993) by Win Wenders









Un poema de Peter Handke/ El cielo sobre Berlín de Wim Wenders (1987)

Cuando el niño era niño andaba con los brazos colgando,
quería que el arroyo fuera un río,
que el río fuera un torrente y que este charco fuera el mar.
Cuando el niño era niño no sabía que era niño,
para él todo estaba animado
y todas las almas eran una.

Cuando el niño era niño no tenía opinión sobre nada,
no tenía ninguna costumbre,
se sentaba en cuclillas,
tenía un remolino en el cabello,
y no ponía caras cuando lo fotografiaban.

Cuando el niño era niño era el tiempo de preguntas como:
¿Por qué yo soy yo y por qué no tú?
¿Por qué estoy aquí y por qué no allí?
¿Cuando empezó el tiempo y dónde termina el espacio?
¿Acaso la vida bajo el sol no es sólo un sueño?
Lo que veo y oigo y huelo,
¿no es sólo la apariencia de un mundo ante el mundo?
¿Existe de verdad el mal y gente que realmente son malos?
¿Cómo puede ser que yo, el que soy,
no fuera antes de devenir,
y que un día yo, el que yo soy,
no sea más ese que soy?

Cuando el niño era niño le costaba tragar las espinacas,
los chícharos, el arroz con leche y la coliflor al vapor,
y ahora come todo, no sólo por necesidad.
Cuando el niño era niño alguna vez despertó en una cama extraña,
y ahora lo hace seguido.
Muchas personas le parecían bellas,
y ahora, sólo en ocasiones, con suerte.
Imaginaba claramente el paraíso,
y ahora, como mucho, lo adivina.
No podía pensar en  la nada,
y hoy se estremece ante ella.
Cuando el niño era niño jugaba entusiasmado,
y ahora se concentra como antes
sólo si se trata de su trabajo.

Cuando el niño era niño las manzanas y el pan
le bastaban de alimento,  y todavía es así.
Cuando el niño era niño las moras le caían en la mano,
como sólo caen las moras,  y asi es todavía;
las nueces frescas le ponían áspera la lengua,
y así es todavía;
encima de cada montaña tenía el anhelo de una montaña más alta,
y en cada ciudad el anhelo de una ciudad aun más grande…
y siempre es así todavía.
En la copa del árbol tiraba de las cerezas
con igual deleite lo hace hoy todavía;
se asustaba de los extraños como todavía se asusta;
esperaba las primeras nieves y todavía las espera.
Cuando el niño era niño
lanzó un palo como una lanza contra el árbol,
y hoy vibra así todavía.






*





"a time to keep silence"

frame Faraway, so close (1993) by Win Wenders




*








martes, 27 de junio de 2017

dixit "Cuestión de Piel" -Basado en una performance de Ma Laura Pintos, Lucía Delbene y Marcos Ibarra.

Frame de The Pillow Book  by  Peter Greenaway








-la piel es el mayor órgano del cuerpo humano o animal.
la Epidermis- la Dermis- la Hipodermis.

( diafragma I:

se dilapida por un montón de escombros insólitos a lenta sudoración de cal por la mañana se cambia por trajes percudidos enjambres con abejas de campos petrificados sobre un telón de cielo -la piel del cielo y del agua- los derrelictos folículos pilosos erización sumaria de los heridos del río del mundo que arriba sin esclusa sin zona de exclusión de brisa contra el cuerpo del campanario la vibración de lejos la iglesia a media cuadra los ruidos de la calle del Otro bajo la piel de Dios el piélago sudario sumario entre los muertos plegado contra enormes montículos terrosos )




-la piel demasiado expuesta al sol es propensa al melanoma.



( diafragma II: 
ni afuera ni dentro una membrana de una lonja de sonido un bailarín en el espacio una imprecación en el rumiante nocturno mancha un lunar escenificado derrame de todos los heridos del río del mundo que asciende engancha queda vapor con un olor sobre una rosa nuclear la radiación del cubaje del armamento militar la incontinencia a estirarse en los guiños de la muerte sobre la luz del durazno particular bajo una luz definida )




-la piel es esencial para la supervivencia de una persona, ya que forma una barrera que impide que sustancias y microorganismos nocivos penetren en el cuerpo.

( diafragma III:
y fue que las palabras dijeran de algunos animales como rinoceronte o culebra los monstruos medievales los ojos de Acteón mientras le cambia el pelaje tan pronto a la caza lo deja mudo en la muda la piel de la piedra de donde vuelve a ver el mar de pieles infinitas que pegan contra los cuerpos por  su lado de cristal de adamantium de valle de silicio de puerta abierta a toda empuñadura tallada por el arte kintsugi o apuesta a la vasija por el prontuario de abismos de puentes que colapsan encallan inauguran bajo una grafía de marcas y señales que las palabras dirán piel bajo un fundido negro un lienzo troceado al viento color rojo amarillo la oscuridad no es más profunda que la piel ni más hiperrealista que una caja negra un momento de silencio de pasmo de quemadura de punta de cigarro de alegre festín de tópicos enteros que hablan para sí en golpes de succión de túneles de socavones abandonados rediles lugar abierto de innúmeras regiones en su extensión defensiva de un flanco siempre  desconocido de asalto siempre que cada vez la zona de combate con toda soledad sin fondo sin forma de explicarse si no es el cuerpo el que las palabras dan emblemas y blasones a talladura-tatuaje-látigo-metralla-tortura-sábanas azules-verdes-un parque de la infancia un órgano en cansancio )



-cuando se expone la piel a una temperatura fría, los vasos sanguíneos de la dermis se contraen, lo cual hace que la sangre, que es caliente, no entre a la piel, por lo que ésta adquiere la temperatura del medio frío al que está expuesta. El calor se conserva debido a que los vasos sanguíneos no continúan enviando calor hacia el cuerpo.

( diafragma IV:
hablemos del intercambio el canje la entrega de la servidumbre al bicho de la piel que ha sustraído su símbolo a cambio de una combustión por suerte misteriosa por el bicho de la palabra que muere justo en cuerpo de dos pesadas partes de lo leve se desvela de luz se sobrecoge de la abisal sustracción en una acción disolvente de camaleón o neblina en campo 
verde                                                cruces                                                   blancas
blancas
negras
blancas negras 
negras
hay
piel
materia oscura
a partes iguales
a partes momentáneas
a insólitos silencios = figura x  fondo)



-el poro es un diminuto orificio en la epidermis de la piel, de los que cada persona tiene aproximadamente dos millones, que cumple varias funciones, si bien la más importante es eliminar la transpiración.

( diafragma V:
un ojo agranda dibujos arabescos la zona residual de las masacres el éxtasis la tarea del cuerpo la zona de la purga del vertedero habitual de aquello que cada cual dirá en su conjunto de enseres de brillos de veladuras quemadas no es una descripción total sino un quejido intransferible de última muralla cubierta de troneras desconocidas ventanas vigilantes legiones genéticas manías en escapar de sí por lo que excreta al ritmo igual que esponja un tañido de una consistencia donde se pegotea un instante lo que se dice del cuerpo en lo que el cuerpo despide hasta el sol en la evaporación o con lluvia y frío mucho frío una composición particular e irrepetible cambia de escala de sitio de demonio de summa registral de cada bala fúlmine incluso la de metal la bala cosa la horadación en la tierra junto a cada cama o jergón es un travelling un ojo sobre su menudencia de vacíos estrías territoriales marcas de paso  sobre rivera barrosa sequía de hojas quebradas viento contra los autos en un cantero central de una avenida bajo los árboles dentro de un sueño dice alguien dice como un ojo enorme en el cielo del tamaño de un poro )



-cerca de seis libras (unos 2.7 kilos) de piel cubren 18 pies cuadrados (unos 1.67 metros cuadrados) en un adulto promedio.

( diafragma VI:
colateral peso cuya extensión suficiente castiga dulce de ir iluminada elegancia tegumento de estirpes de inútil pesquisa el origen hacia la piel del bicho más que la piel hablada de lo hablado en piel humana de Judas de Asno de antílope y felino primer y último cuero desgarrará cuero así le dicen cuero a la piel del animal cuando zapatos carteras portafolios objetos partes de anatomía extraviada de algún desollado sea humano animal humano por perfume guerra matadero metros cuadrados de piel  agujas bajo las uñas centro de quemados de blanca ingenuidad estéril contar tamaños enormes cantidades de superficie terrestre marina sostenida por estructura de colmenares huecos latidos vasillos capilares un río de sangre visto desde el tiempo un temblor del observador puesto en abismo mientras enrolla y desenrolla la proporción de hechos el vértigo recorrido por la piel en una sola contemplación de  primerísimo plano )


-la piel se  renueva constantemente cambiando sus células muertas. Este proceso de regeneración se realiza naturalmente aunque puede acelerarse por medio de cuidados apropiados.

( diafragma VII:
no fregar demasiado las superficies pulidas las heridas en heridas como regurgitar los cortes producidos por unas copas que se han roto debajo de las pérgolas al comienzo de todos los veranos no hasta que sea piel suelta de sus presagios caducos seres que habitaron el mundo de trajes viejos y ajados tiernos antepasados están en una constelación particular envueltos en otra clase de piel que empuja de a momentos al viento en el rostro un olor a mandarina a almendra a uva marzo de parras enteras como otro cielo de zarcillos la casa es otra casa y es casa de los papeles blancos que así estampan  un tributo pacto cierta forma de ritual de lo que se instala para todo en quizás nunca quizás alguna vez será otra vez cierto clinamen fatal tras una ventanilla desde una parada cuando parte el pasajero de la tierra donde ha besado suelo cae una gota de sudor de su animal se empieza a percibir otro pelaje otra saga de la muerte de un paisaje que atardece siempre atardece parte hacia el ocaso hay una bella danza rodeada de sombras alargándose de voces separándose en dirección contraria como jirones de gasa elevándose al celeste casi impalpable a lo lejos un ómnibus remonta una calle el ojo es aniquilado por una luz de furia en el haz de una claqueta donde cayó la noche sin pellejo la carne queda expuesta a la intemperie de un hambre que sólo bajo cierto compás otorga un signo de abundancia ) 






(in-progress)









*




















miércoles, 24 de mayo de 2017

Quién llama, Soy (las habitantes IV)

Le Sacre Du Printemps, Pina Bausch














Dice, manda decir, La Dama, salgo y entro de la región de muerte caigo de la noche me precipito a tierra sobre Las Habitantes que duermen o deambulan o salen de potrancas en vuelo bajo tormenta bajo penumbra fuman con lánguidas pestañas hacia arriba lentísimas ascienden polvo de estrellas de allá donde provengo el rayo que fornico como un signo sagrado destructor cuando los animales se esconden de la violencia del contraste entre la tierra debajo y cielos quebrados en los cristales rotos, Quién llama, Soy, todas las formas del agua la fuerza del agua la rueda completa de la furia a la piel quieta de una laguna charco la levedad de las nubes la invisibilidad del aire en algunos sitios claros bordes limpios como un destello sobre el puñal en la tierra que traza una vez más el Círculo, Quién llama, Soy, gobierno en la altura del corazón del ángel, Dice, manda decir, La Dama, Quién llama, Soy, principio que concentra un cúmulo de nervios músculos extremidades pulsares igual que una semilla a punto de aflojar el tallo para las hojas flor fruto la tierra paciente sementera en la mañana eriaza o en los descansos de la rotación anual del mito del tiempo de lo salvaje a lo quieto o toda la distancia que recorre la luz el trueno el temblor como el que te sobresalta desde tormentas de infancia, Dice, manda Decir, La Dama, Quién llama, Soy, los pies la planta de los pies de todas Las Habitantes de la cabeza al tronco al sexo al mundo de la vigilia absorta en el cuajo nocturno en altos techos de cada ciudad perdida en un mapa tatuado y vibrátil en desaparición












*












viernes, 19 de mayo de 2017

accidental recuperación de clásicos

© Alesia Gudkova







22 de mayo

.....Tu convicción de que tal como era uno de niño tal será de adulto, y de que jamás cambiará la "resistencia del puente", ha perdido toda lobreguez y se ha desplazado a la búsqueda de las raíces fantásticas del instante-intensidad. 


El oficio de vivir
Cesare Pavese








*



















sábado, 13 de mayo de 2017

Ecuador, un libro de Diego de Ávila







"Detrás de esta vocación galopante entre la antropología y la poesía, la entomología y la relojería, está la historia de la literatura, la literatura que se precipita sobre la voz, el mundo y el cuerpo como las venas barrosas de ese Amazonas que surca la selva, esos afluentes sobre los que flotan, como camalotes arrastrados por la tormenta, los puntos muertos del viaje, los múltiples ensayos sobre un noviazgo acabado, el destino de todos los perros de una familia, los recuerdos de un padre terrible y amado. Ríos en los que Latinoamérica aguarda en el légamo frío, extendiéndose hasta los confines del continente como el palpitar del corazón de un lenguado. En ese arrojo ciego por contarlo todo, De Ávila se erige en su primera incursión narrativa como un eslabón perdido entre la ensayística íntima de Roberto Appratto y el Bolaño poeta de Los perros románticos".


Agustín Acevedo Kanopa




Presentación, viernes 26 de mayo
Clash city rockers, 
Aquiles R. Lanza 1234, MVD








*


















miércoles, 10 de mayo de 2017

las habitantes III

©  Antonio Palmerini













la luz

después

después de que
las manos 
secan, secan 
en delantales, las mujeres, despacio 
despacio, hasta el espejo
de vuelta 
de monte, atrás
y al paso
espinos, un coronilla, yuyal
…….....y la ruda y la carnicera 
los pájaros
ruedas y ruedas ( anillos )
sobre el azogue, cintilo
picado, picado, creen 
………………y
ellas y Ella
con las arrugas del ceño
los ojos mórbidos, el cuello alto
por el sendero de la mirada 
hasta la boca, labio inferior, mordido
sobre el azogue 
picado
un gesto 
de nada, nadie y linterna 
a oscuras
a las habitaciones, van
de cada mano
verde a naranja, fogata y monte
del centro
del negro cielo, picado
donde
la Dama Roja
apenas      apenas 
hincada, a tierra 
montada, fuerte violeta 
la claraboya-el ruido-los vidrios    
temblones-lilas
caderas, relámpagos
con ojos de agua
clarean, sí, sueltas
entre paredes, sueltas
arcos enteros
ellas y Ella, la luz
ruedas y ruedas ( anillos )
con sombras, espectros
de bordes, ritmos
indefinidos, cambiantes













*













sábado, 6 de mayo de 2017

uno de Rafael Espinosa, vía Transtierros.







Estilos de las catedrales



No tengo que cubrirme de sangre 
para seducir al oráculo.
Conozco los secretos. 
En el pasado demoler,
en el presente dispersar,
en el futuro morir
junto a otro hombre que agoniza
bajo un arte de tubos.
Es fácil. Solo necesitas 
contar hasta tres. Y
ciertos días de pestañas terráqueas 
también conozco una ruta
de la piedad extendida 
entre Jr. Lampa y Jr. Torrico.
Está llena de piojos sacros y pordioseros:
toxicómanos, quemados, cojos
e invidentes que nunca aprendieron 
la virtud de contemplar.
Aun así hay veces que como un hurón, 
un pez-cueva o un ácaro que sueña, 
quisiera tener mala vista.
Pese a todo, los hombres trabajan
por la visibilidad. Se iluminan 
las playas 400 m aguas adentro,
se fotografían las estrellas
que colapsaron hace más tiempo
y los sentimientos toman en los monitores 
figuras de rosa o copa.
No importa la piedad, 
se trata de desaparecer la penumbra
para que pasee un miembro fantasma.
Es difícil tomar aire de esa manera.
Es difícil contar hasta tres 
y más difícil que dos se amen. Miro perplejo.
Como un rencor, la primavera
se va y reaparece, algunas parejas 
derrotan al cáncer y la dulzura
de la hierba deja el pie tumefacto.











(más de Rafael, acá)




*